Inicio   |   Salón Principal   |   Bar   |   Sugerencias del Chef   |   Cocina   |   Almacén   |   Contabilidad   |   Recetas   |   Comentarios   |   Contacto
 ¿A dieta? ¡Vengan las pastas!
En tiempos que el temor a la obesidad y el anhelo de una figura esbelta provocan diversas inquietudes relacionadas con lo que nos llevamos a la boca, el temor a las grasas y a los alimentos hipercalóricos aumenta exponencialmente. Las preparaciones de la mayoría de los platos de la cocina italiana han sido tradicionalmente tachadas de negativas para quienes desean no aumentar de peso corporal. No obstante, al parecer estos criterios para nada son concluyentes según algunos estudios modernos sobre nutrición.
Todo parece indicar que solo el simple conteo de calorías no es el camino más apropiado para una nutrición inteligente. Según prestigiosos analistas del tema, vigilar el índice glicémico de los alimentos parece ser el camino más racional para alcanzar un peso saludable. Los carbohidratos complejos que se descomponen lentamente en el organismo y las grasas insaturadas como el aceite de oliva emergen como las mejores fuentes de energía que podemos utilizar.
A muchos de nosotros todo esto nos parece ajeno. Aquellos que poseen un metabolismo acelerado pueden devorar pizzas y dulces a discreción y despreocuparse de la báscula. ¿Entonces aquellos que aumentan con facilidad de peso deben renunciar a disfrutar un festín en su restaurante predilecto? Nada más lejos de la realidad. Las dietas muy bajas en calorías con alimentos hervidos y sosos harán su metabolismo más lento y le inducirán una sensación de estrés que posiblemente lo motive a comer desaforadamente después de dos semanas de dieta espartana, recuperando rápidamente el par de kilos que tanto le costó perder. Sí, tal vez deba prescindir de las salsas untuosas y a base de crema, pero un plato de pasta al dente, salteado con aceite de oliva con carnes y algo de parmesano, acompañado por una copa de buen vino es una opción excelente para una comida saludable. Las pastas cocidas al dente son una elección magnífica que superan al pan, las papas y la malanga como alimento energético. Incluso los atletas hacen uso extensivo de éstas, pues proporcionan energía manteniendo estable sus niveles de insulina en sangre. A fin de cuentas los picos de esta hormona son los responsables de acumulación de tejido adiposo.
Sea moderado, no radical. No prive a su paladar de los placeres de la buena mesa y hágase cuenta de que grasas y carbohidratos no son el enemigo. No se torture con alimentos desabridos, la sal en consumo excesivo es perjudicial, en su justa medida es necesaria, el sodio no interviene en sus niveles de grasa corporal, si acaso en la retención de algo de líquido. Las especias estimulan el metabolismo y hacen sus comidas más agradables. Disfrute de su pasta favorita y acompáñela de carnes, mariscos y queso hasta que satisfaga su apetito, sin llegar a la saciedad. En todos los placeres de la vida los excesos son perjudiciales y el buen comer no escapa de esto. Descubra los placeres del buen vino y riegue su cuerpo de beneficiosos antioxidantes mientras brinda a la salud de la buena y vieja cocina italiana.
Recomienda este sitio
Si te agrada el sitio recomiéndalo a un amigo
 Enviar 
Consejos de cocina
 El principal enemigo de las pastas y pizzas es el comino.
 Las salsas de tomate no requieren pimientos en su elaboración.
 La pasta demasiado cocida destilará agua que le echará a perder la salsa que le añada.
 Cuide de mantener un fuego razonable cuando elabore la salsa bechamel.
 Seleccione para sus pastas salteadas productos cárnicos bien suaves y córtelos en lonjas.
Inicio   |   Salón Principal   |   Bar   |   Sugerencias del Chef   |   Cocina   |   Almacén   |   Contabilidad   |   Recetas   |   Comentarios   |   Contacto
Copyright © 2013. Diseño y Programación Cubisima.com. Todos los derechos reservados.